sábado, 27 de diciembre de 2008

Date un rule por Navidad

25 de Diciembre, 10 de la mañana, un sol espléndido, una brisita suave para despegar,el cuerpo lleno de energía desde la cena del día anterior. ¿que más se puede pedir? Hubiera sido un pecado desperdiciar el día, es como si estuviera diciendote: "Ven, vente a volar, que te voy a enseñar sitios preciosos y te voy a hacer disfrutar".

Ni cortos ni perezosos, Daniel y Antonio nos dimos un toque por teléfono a las 8:30 de la mañana y quedamos en buscar un campo para despegar. Allí estábamos a las 9:30 hablando de nuestras cosas mientras bajaba un poquito el viento.

A las 10:30, aún con toda la parsimonia del mundo ya estábamos preparados, los motores repostados y calentados, las velas listas, y vestidos para la ocasión, que parece que va a hacer bastante frío.

A las 11 por fín estábamos en el aire. Las condiciones ideales, en cuanto subimos 50 metros apenas había viento, lo que nos permitía ir a cualquier sitio. Porque claro, para no variar, esta vez tampoco habíamos preparado ninguna ruta. Pero no tardamos mucho en decidirnos, nos fuimos camino de El Casar, estuvimos jugando un poquito en un aeródromo que nos encontramos allí y que al parecer ahora usan para aeromodelismo, y desde allí "volvimos" por Viñuelas y Málaga del Fresno.

En total volamos dos horas, a unos 36 Km/h de media. unos 72 Km de recorrido en unas condiciones que invitan a repetir.



No nos hemos olvidado de preparar una pequeña galería de fotos para compartir.

Editado por Antonio el 25/12/2008.

viernes, 26 de diciembre de 2008

El baúl de los recuerdos



La convocatoria del día de puertas abiertas no logró al final reunir a todo el club, pero aún así no deslució la quedada. Estuvimos (por orden de derecha a izquierda) Antonio, Javier, Taida, Jose Yela, Daniel, Jose Gangutia y Carlos. Fué un buén dia, con un tiempo magnífico en el que aprovechamos el vuelo en motor por la mañana, y una tarde estupenda que nos dejó sacar las velas viejas al aire, estirarlas, levantarlas, jugar con ellas, y Algún atrevido hasta fué capaz de sacarlas a volar (para acojone del resto).

Parece ser que llevamos cinco velas viejas entre todos, pero a la hora de la verdad salieron solo cuatro:
La Ibis con su inconfundible tatuaje: "Golden American".



La Genesis Sport amarillo fosforito.



La Aviotec Big Easy (de 1991) con sus casi 18 añitos de vida.




y por último la Mistral de Swing, (de la que no tenemos fotos por desgracia) que todavía está en su madurez y Jose la vuela de vez en cuando.

Faltó por salir la Kiwi de Carlos, porque el muy vago fué incapaz de sacarla de su coche.....

En fin, un día perfecto que nos permitió disfrutar del sol, de los amigos y que nos dejó también unas bonitas imágenes para el recuerdo.

Relato de Antonio el 21/12/2008.

martes, 23 de diciembre de 2008

La ruta del Solsticio de Invierno

Aprovechando el solsticio de invierno, que los días se quedan en nada y que por eso mismo apenas hay térmicas que sortear, nos planteamos hacer una pequeña ruta mañanera con el motor. Convocamos a todos los miembros del club con motor, pero al final Jose nos falló, y nos encontramos a las 9:30 en la Muela, Carlos, con su Corsair, Daniel con su Top 80 y Antonio con el Fly 100. No había ruta decidida de antemano, pero el viento era flojo de NE y la sierra se veía muy tentadora, así es que decidimos tirar camino de Tamajón.

Carlos sigue sin fiarse mucho de su motor aunque la experienca ha demostrado que no es que sea un cohete, pero aguanta lo suficiente. Estuvo todo el camino de ida intentando que fuéramos cerca de algún camino o carretera "por siaca".

Tardamos poco en llegar a Tamajón, y estábamos indecisos sobre el camino a seguir. Pibe y Antonio decidimos seguir camino del Ocejón, que se veía a tiro de piedra, pero Carlos con su desconfianza acuestas se dió la vuelta y se fué de vuelta a la Muela buscando carreteras por donde poder aterrizar.

Mientras tanto nosotros seguimos por las estribaciones norte del macizo del Ocejón, Daniel por la parte inferior (a unos 1700 m) cobrando un poquito por los rotores, y Antonio subió por encima hasta llegar a una capa tranquila (unos 1950 m) pero con bastante viento de frente, con lo cual se iba quedando atrás mientras Pibe seguia adelante por debajo.

A falta de unos 6 o 7 Km tuvimos que abandonar, porque el viento nos retrasaba mucho la marcha, y no sabíamos si contaríamos con suficiente combustible para la vuelta.


La vuelta la hicimos con un poco de viento de cara al principio, que se fué clamando según nos metíamos en el valle del Henares, donde nos encontramos con Sergio y un par de colegas que iban camino de Cogolludo. Como íbamos mejor de lo que esperábamos de combustible decidimos alargar un poco más el paseo para acercarnos hasta Hita.


La vuelta fué espectacular, con un precioso día azul, las sierras cubiertas de nieve en los picos más altos, los contrastes de las tierras recién sembradas hasta el horizonte. Total, casi 80 Km volados en poco mas de 2 horas, y un recuerdo imborrable (que también podéis visitar).

Relato de Antonio el 21/12/2008.

viernes, 19 de diciembre de 2008

TDI-08

Este año volvió a convocarse la TDI o travesía de invierno en su cuarta edición. La participación de nuestro club estuvo a cargo de Antonio, ya que Carlos, que también pensaba ir tuvo que dejarlo por problemas de agenda. Finalmente, los Integrantes de esta edición fueron Román Quintana, Alfonso Alvarez, Antonio Martínez, Víctor Tirado y Antonio Iglesias.



La propuesta para este año era hacer la costa portuguesa de Norte a Sur hasta enlazar con la costa Española. Estuvimos unas cuantas semanas planeando el recorrido y tratando de buscar contactos para que nos contaran las particularidades de la zona, Pero al final la meteorología no nos ha dado tregua y ha hecho imposible hacer el recorrido. En su lugar todo el grupo se desplazó hasta el Suroeste que es donde más posibilidades había de poder volar. Aún así, de los 6 días de ruta sólo se pudo volar uno y medio. El resto del tiempo nos dedicamos a esperar y a hacer turismo (más gastronómico que otra cosa) por la zona.

El primer día que se pudo volar estábamos en Punta Umbría en Huelva, Román, Víctor y Alfonso, se fueron de ruta, visitando Punta Umbría, Lepe, Ayamonte, Isla Cristina y la Antilla. Los Antonios tuvimos problemas con los motores, terminamos despegando bastante más tarde y nos dedicamos a ir al encuentro del resto. El viento venía del interior, bastante turbulento, aunque era flojo. Por la tarde, viendo que las condiciones de turbulencia se mantenían nos dedicamos a juguetear por la playa y a probar las velas de los demás.







Los dos siguientes días hizo ventarrón de Norte, y los dedicamos a ver un poco el Algarve Portugués, y el cabo de San Vicente. Luego nos desplazamos al Noreste, hasta un pueblo llamado Serpa, relativamente cerca de la frontera española por la parte extremeña. Desde allí preparamos una ruta con dirección a Fregenal de la Sierra y Zafra para el día siguiente.

Madrugamos bastante, y estábamos en el despegue antes de que comenzara a amanecer. Salimos con las primeras luces, Antonio el primero, Román y Antonio AMR cinco minutos depués y nos pusimos en marcha. Al principio encontramos bancos de niebla a nivel del suelo, que se podían sortear sin peligro, pero ya cerca de la frontera nos encontramos con una capa de nubes bajas que nos cerró el el paso, y tuvimos que volver hasta el último pueblo que habíamos visto (Santo Aleixo da RestaruaÇao), donde por debajo todavía había visibilidad para aterrizar.








Con esto se acabó la TDI-08. Román, como siempre, ha preparado un reportaje que os invito a ver.

Podéis ver más fotos de Antonio AMR de los primeros días y de los últimos
Y también las de Antonio Iglesias

Relato de Antonio el 20/12/2008

viernes, 28 de noviembre de 2008

Comida en Madrid









Victor

Después de bastantes años en que sólo nos juntábamos para volar, esta vez hemos quedado para comer. Nos hemos presentado Antonio, Carlos, Javier, Rodrigo y Víctor, casi, casi los miembros fundacionales del club (hubiera sobrado Antonio y faltado Marcos). También pasó por allí Maite, que salía de guardia del hospital donde trabaja y estuvo un momento sólo para saludarnos.

La intención también estaba clara: con la excusa de comer, vernos y contar batallitas de abuelos, sacadas del anecdotario común del grupo, y algunas nuevas que aportó Rodrigo, al que hacía mucho que no veíamos.

Como dijo Carlos después: "Es una de esas veces que te pones a comer con amigable charla y realmente no te enteras de lo que estás comiendo, aunque esté todo buenísimo. Nos hemos puesto hasta el c…. y sobre todo Javier con el vino, aunque no estaba muy allá…"


Pero no todo fué comer, hemos hecho propósito de juntarnos antes de navidad para dar un biplaza a Rodrigo y a su novia Cristina y airear los parapentes viejos: la Ibis (Golden American), la Génesis amarillo, el Big Easy de Javier y el Kiwi de Carlos.

Al final de la comida Javier y yo nos quedamos a darnos un paseo y a dejar que se nos bajara un poco el vino. El resto del personal tuvo que irse a trabajar, pero nos quedó a todos un buen sabor de boca, así es que seguramente repetiremos alguna que otra vez.



Javier



Rodrigo



Carlos



Antonio

jueves, 20 de noviembre de 2008

Previsiones meteorológicas

Durante los años que llevamos volando en parapente la previsión meteorológica siempre ha sido muy importante. Al principio de los 90 del siglo pasado (que lejos suena), no nos quedaba más remedio que fiarnos de nuestra intuición y de algunos marcadores que íbamos estableciendo acá y allá (algún día deberíamos hacer esa retrospectiva). Así nos pasaba, que muchas veces no acertábamos y terminábamos dedicando más tiempo a estar en el despegue hablando que volando. Con el tiempo hemos ido afinando nuestra percepción del estado meteorológico hasta el punto de que raramente nos quedamos sin volar,

Pero ha sido la aparición de internet y la difusión y extensión de los modelos meteorológicos numéricos lo que nos ha permitido conocer de una forma bastante fiable la predicción del tiempo.
Se ha recorrido mucho camino desde que al principio recibíamos las imágenes de la prediccion a través de las "news" en unos pocos sitios escogidos hasta la increíble variedad y facilidad actual.

Suelen ser varias las páginas que manejamos para determinar las condiciones en que vamos a volar, y generalmente van cambiando con el tiempo, según vamos encontrando sitios más fiables o más claros.

En esta página encontrarás los recursos que usamos para ello.














Meteosim





Windfinder





Prediccion NOAA para el corredor del Henares





Predicción a 2 días (unisys)





Predicción a 9 días (unisys)




Esperamos que te sean de utilidad y que si te quedas sin volar en el despegue no sea por que no haya condiciones, sino porque te apetezca chatear en vivo con tus colegas.... ;-)

domingo, 16 de noviembre de 2008

Tarde de vuelo en la Muela

Domingo 9 de noviembre de 2008, habíamos quedado mucha gente en la Muela; Pibe, Carlos, Josele, Nuria y además mi familia.

Llegamos a las 14;30, la imagen esperanzadora; 7 u 8 parapentes girando a 200 metros sobre la Muela. Si esto lo hubiera visto hace 10 años, hubiera subido a toda leche con el coche, me hubiera equipado en “cerocoma” y hubiera dejado a la familia que se las apañara como pudiera. Pero los tiempos han cambiado, ya no soy el “ansias” de antes, ahora ya hay otro que cumple esa labor.

Lo que hice fue llegar tranquilamente, montarle la bici a Rubén, sacar los bocadillos, esperar a Josele y a Nuria, saludar, hacernos fotos, comer… y finalmente equiparme y ofrecer a Nuria volar con el biplaza para pillar algo de térmica y transmitirle algo de técnica.

Para cuando nos equipamos ya habían aterrizado todos, el ciclo había acabado y los cirros velaban el sol. Bien es cierto que en lo que Nuria se puso las botas y el casco, a mí me dio tiempo a vestirme, sacar el equipo, revisarlo preinflarlo, ponerme la silla… ¡hay que ser más rápidos!

Despegamos bien y enseguida trincamos un poquito de ascendencia, aunque suave y estrecha, remostamos 40 metros sobre la Muela. Había mucha deriva y salí de nuevo a buscar por la sur, pero nos hundimos a los 5 minutos.

Luego se preparó Nuria para volar sola, y la dirigí por la radio haciendo ladera; primero rascando un poco y cuando mejoraron las condiciones la hice entrar en la Muela “decote” se asusto un poquito, se llevo un parapente por delante que estaba haciendo campa y finalmente toco tierra de una manera poco ortodoxa, acabo revolcándose al más puro estilo de película de indios y vaqueros. Pasado el susto se pegó otro vuelo “pabajo” para relajarse.

Luego volé yo solo otro poquito, Pibe tras haberse hinchado a volar en térmica se también se hizo su laderita.

Luego a pesar de Marisa, cogí a mi hijo Rubén y nos fuimos a hacer un vuelete de ladera con el biplaza. Esto fue lo mejor de la tarde, las condiciones eran tranquilas y se nos dio perfecto.

Josele cerró la tarde con un tranquilo vuelo de descenso, bastante tenía con despegar correctamente… pero esta vez lo hizo todo bien.

Recogimos antes de tiempo, pues la familia tenía frío, aunque todavía quedaba tarde para disfrutar. El Pibe no quiso darse un último vuelo con mi vela cuando ya había recogido la suya… que pena,

Muy buena tarde, lastima la cantidad de gente que nos juntamos en La Muela.



Relato de Carlos el domingo 9/11/2008.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Desde Tamajón a Alarilla

En realidad el sábado 8/11 fué un gran día para muchos. Mientras Víctor, Carlos y Jose se fueron a Pedro Bernardo, Antonio y Familia nos fuimos de excursión a Tamajón. Y aprovechando que estaba por allí, me llevé el motor escondido en un rincón de la furgoneta para sacarlo cuando se acabara la excursión.

La intención era salir desde Tamajón con destino la Muela, mientras Sara me acompañaba por carretera para hacer la recogida si había problemas. Parece que eso último no quedó muy claro, porque me adelantaron al poco, y con los típicos problemas de comunicaciones no pude contactar con ellos hasta que llegaron a la Muela.

El sitio de despegue no era de lo mejor, estaba cubierto de hierbajos altos, cuesta arriba (más de lo deseable) y para colmo había un montón de público. Pero me armé de valor, y tras una carrera titánica conseguí despegar.

Por lo demás, el viaje fué de lo más agradable, y relativamente rápido. Solo tardé unos 35 minutos, eso si,rodeado de pinos las 3/4 partes del camino, y con pocos sitios para aterrizar. Menos mal que me fío este motor (todavía).




A la llegada a la Muela, me estaba esperando la imagen habitual de una tarde sosa y fría de sábado, con parapentes tratando de pillar algo donde aguantarse en la ladera, pero con una bonita luz.

Menos mal que el equipo de recogida estaba esperándome. Volví a esconder el motor en un rinconcito de la furgoneta y para casa.
Visto lo fácil que resultó esa vez es muy posible que lo vuelva a repetir en otras excursiones.





Relato de Antonio el sábado 8/11/2008

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Volando en Pedro Bernardo

El sábado 8/11 fue un gran día…

Tres intrépidos pilotos en busca de aventuras; Victor, José Luis y Carlos.

Quedamos en el centro comercial Tres Aguas de Alcorcón, ya que nos pillaba de camino. Allí dejamos José y yo los coches y esperamos a Victor para ir en su 4x4.

El día soleado y sin viento prometía, pero quizá empezamos regular… Tuvimos que esperar a Victor una hora y media, ya que se había quedado sin batería en el coche.

Total que de salir a las 10 pasamos a salir a las 11;45.

Llegamos al pueblo a las 13:30. el cielo en la montaña estaba negro y cubría las cumbres; mejor así subiríamos seguro con la succión!!!

En el despegué sur nos encontramos con el Daniel Crespo, ¿Qué paaasssa Panaaa? Que llevaba a un pupilo para guiarle en vuelo.

Subimos al despegue oeste, cubierto por la nube, pero aun así nos equipamos, pues había claros en los que se divisaba el pueblo.


Salió entre tinieblas el pupilo del Pana y a continuación le chupo la nube… caguelo general, me parece que nos lo vamos a pensar… Se terminó cerrando la nube y ya no se veía a mas de 20 metros. Esperamos durante 45 minutos… charlamos con Morgan y otro aguerrido piloto con ganas de volar. Esperamos, esperamos, y al final nos decidimos por irnos al despegue sur que estaba despejado, pero según bajábamos, a José Luis le entró el “ansia” y empezó a picarnos; que si vaya mariquitas, que solo es una capita de nubes, que es cuestión de salir pegadito a la ladera palpando hasta ver el sol, que si yo hubiera abierto el equipo ya habría salido… ¡vaya que me picó!

Otra vez para arriba con la decisión de volar a tientas pero al fin de cuentas solo un poquito.

Menos mal! Menos mal que al subir se había abierto un poco y ya no hizo falta jugarsela.

Me equipé primero en “cerocoma” y salí a volar. Victor, José y otro piloto tardaron 20 minutos en salir porque no saben despegar sin viento (o no querían).

Giramos termiquilla, sin meternos en la nube, y volamos suave y con gran placer.

A la que aterrizamos a Victor y a Jose les volvieron a subir, Victor para recuperar el coche y José “Ansias” para darse otro vuelo.

El segundo vuelo fue más soso, ya el sol no calentaba.

José se marcó unos “mariquitiwind-over” y cómo NO SABE HACERLOS le plegó un poquito la vela…

video
como se puede ver en este vídeo.


¡Que gusto volar con los amigos! Hay que quedar más e investigar zonas de vuelo.


Relato de Carlos el sábado 8/11/2008.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Ruta de las motos antiguas de Brea de Tajo

Como todos los años, este Octubre se volvió a realizar la ruta de las motos antiguas de Brea de Tajo, y como siempre, unos cuantos parapentes las acompañamos durante su recorrido.

Este año, además, se me ocurrió que me podía ir desde casa hasta Brea volando, ya que Sara me haría la recogida.
A las 7:15 ya estaba en el aire, no sin antes haber tenido algún problema para arrancar el motor.... porque no veía si ya le había llegado la gasolina al carburador....
Salir con las primeras luces del alba es bastante emocionante, y es un placer ver como se levanta el sol y como se va iluminando todo bajo tus piés.

Desde la distancia estuve haciendo unas cuantas fotos a Madrid, donde se veían los primeros rayos del sol reflejados en las 4 nuevas e imponentes torres que han levantado.

Llegué a Brea con tiempo suficiente para hacer un repostaje, comerme el desayuno y hablar un rato con Carlos,, Nuria, Rafa y un grupo de gente que llegó desde Toledo para acompañarnos. A última hora llegó también Alfonso con Raquel.

Para las 9:00 comenzaron a salir los del grupo de toledo, que fueron a darse una vuelta por el valle mentras se preparaban los de las motos. Para las 9:45 ya estábamos prácticamente todos en el aire, y comenzamos a dar vueltas sobre Brea, (para ver si poníamos nerviosos al personal) pero hasta las 10:15 no dieron la salida oficial.

Una vez en ruta, el primer pueblo que visitamos fué Estremera, por donde cruza el Tajo. Allí el grupo de Toledo comenzo a darse la vuelta porque iban con el combustible Justo. Poco después, camino de Zarza de Tajo, Carlos comenzó a decir que tenía problemas con el motor y se dió la vuelta también para ir en busca de Nuria que venía detrás.

Quedamos 3 paramotores Alfonso, Fernando (otro de los toledanos, creo) y yo, que seguimos a la caravana un poco por detrás. No pudimos adelantarlos hasta poco antes de Santa Cruz de la Zarza. Allí dimos una vuelta para avisar de que llegaban los de las motos, y nos volvimos los tres porque nos estabamos quedando sin combustible.

Yo llegué a la N-III y aterricé al lado de una gasolinera, un buen sitio para que Sara me recogiera. Alfonso siguió camino de Brea, y Fernando aterrizó al poco, repostó y siguió adelante.

Este año no estábamos bien organizados, y de haber podido hacer el repostaje hubiéramos podido seguir más trozo del recorrido. Fué una pena también que el motor de Carlos volviera a fallar. A ver si el año que viene nos lo montamos mejor.
Carlos y yo nos perdimos además el almuerzo que organiza Rafa después del recorrido. Suele ser un buen punto y final para el día.... Otra vez será.

Podéis ver algunas fotos que pudimos sacar durante el recorrido